Patrimonio

El patrimonio es el conjunto de bienes propios de una persona o de una institución, a partir de eso podemos entender como arte patrimonial el conjunto de obras de arte que pertenecen a un pueblo o grupo humano, en forma de bien común y público. Al igual que el patrimonio personal, susceptible de ser avaluado económicamente, el arte patrimonial tiene un valor enorme, la mayoría de las veces intangible, para la sociedad en que se encuentra.
Una parte notable del patrimonio de la humanidad, del que se encarga la UNESCO, corresponde al arte patrimonial, que agrupa las obras de arte físicas, tangibles y no creadas por la naturaleza. Estas obras pueden ser de cualquier tipo: móviles y manejables, como estatuas, cuadros, joyas, crucifijos, artesanías originarias… o inmóviles, como el patrimonio arquitectónico (fuentes, edificios o monumentos). También forman parte del arte patrimonial las grandes técnicas originarias de arte al aire libre, como petroglifos o geoglifos.
A través del arte patrimonial una población puede comprender su historia y su pasado como pueblo, y ver reflejada su identidad colectiva, al haber formado parte importante de la historia de una región, así como del carácter e identidad de sus gentes.
En tiempos recientes se ha tratado de reconciliar las expresiones artísticas patrimoniales relativas a las diferentes culturas que forman parte de los estados modernos, por ejemplo, el arte patrimonial colonial y republicano, relevante en los episodios de la historia occidentalizada de Chile, con el arte desarrollado por los nativos americanos y sus culturas originarias.